Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto sábado, 25 de noviembre de 2017

    Del 26 de noviembre al 2 de diciembre el Papa Francisco viajará a Myanmar y Bangladesh en una visita considerada de gran trascendencia debido a la complicada situación diplomática entre ambos países.
    Desde el mes de agosto de 2017, millones de musulmanes de Myanmar han abandonado sus hogares y han huido a Bangladesh como consecuencia de la persecución de la que son víctimas por parte de las autoridades militares de su país.
    A pesar de ser fronterizos, Myanmar y Bangladesh son dos países muy diferentes. Myanmar, cuyo nombre internacionalmente reconocido es Birmania, es un país de 50 millones de habitantes en el que el 74,69% son budistas. Los musulmanes, a los que se les denomina de forma despectiva “rohingya”, representan el 3,77% de la población.
    Bangladesh, por el contrario, es un país mayoritariamente musulmán. Es un territorio muy pequeño con una gran densidad de población: acoge a unos 156 millones de habitantes en un territorio de solo 143 mil 998 kilómetros cuadrados.
    En numerosas ocasiones, el Papa Francisco ha mostrado su preocupación por el respeto a los derechos humanos de las minorías en Myanmar, y ha reclamado respeto para la minoría musulmana birmana, que han sido desposeídos de su ciudadanía.
    Por lo tanto, es indudable que el tema de los derechos humanos tendrá un especial protagonismo en la visita papal. Sin embargo, no es el único motivo por el que Francisco viaja a estos dos países asiáticos.
    En dos mensajes de video publicados el 17 y el 21 de noviembre, Francisco destacaba que el motivo de su viaje es “proclamar el Evangelio de Jesucristo, un mensaje de reconciliación, de perdón y de paz”.
    En sus mensajes recordaba que el Evangelio “enseña la dignidad de cada hombre y mujer, y nos llama a abrir nuestros corazones a los demás, especialmente a los más pobres y necesitados”.
    Insistía en su voluntad de “confirmar a la comunidad católica en su fe en Dios y en su testimonio en el Evangelio” en Myanmar y en Bangladesh, y recordaba que el Evangelio “enseña la dignidad de cada hombre y mujer, y exige abrir nuestros corazones a los demás, especialmente a los pobres y necesitados”.
    Aunque es un viaje de gran importancia en este pontificado, no es la primera vez que un Obispo de Roma viaje a Bangladesh. El Papa Pablo VI visitó Bangladesh en el viaje apostólico que realizó por el continente asiático entre el 25 de noviembre y el 5 de diciembre de 1970.
    También el Papa San Juan Pablo II estuvo en Bangladesh durante el viaje apostólico que realizó al sudeste asiático y Oceanía entre el 19 de noviembre y el 1 de diciembre de 1986.
    Por otro lado, Francisco será el primer Papa que visita Myanmar.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.