Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 25 de mayo de 2017

    Un encuentro cordial de 27 minutos en el que el Papa Francisco invitó al Presidente norteamericano Donald Trump a cultivar la paz y le regaló diferentes documentos de su pontificado, como la "Amoris Laetitia" o la encíclica "Laudato Si’" sobre el cuidado de la creación.
    A primera hora del miércoles, el Pontífice recibió a la delegación oficial de Estado Unidos encabezada por su Presidente, y compuesta por su hija mayor, Ivanka; su yerno, Jared Kushner; el secretario de Estado, Rex Tillerson; el asesor de seguridad nacional, el teniente general H.R. McMaster, y la portavoz presidencial, Hope Hicks, además de otras ocho personas.
    El Papa recibió a Trump con un “encantado de conocerle” tras lo cual pasaron a la Biblioteca privada, donde se sentaron uno frente a otro ante un escritorio. Tras algunos segundos de conversación informal, los fotógrafos, cámaras de televisión y periodistas fueron invitados a abandonar la sala y dio comienzo el diálogo privado, con la ayuda de intérpretes. Todo ello con el procedimiento habitual que se sigue con cada jefe de estado que se reúne con el Papa.
    “Es un gran honor”, saludó Trump a Francisco. El Papa le reveló que “no hablo muy bien inglés, por lo que necesito un traductor”. Sin embargo, el Presidente le respondió que no es así.
    Después de la reunión privada tuvo lugar el tradicional intercambio de regalos. Trump le ofreció un cofre: “Es un regalo. Son libros de Martin Luther King. Creo que los disfrutará. Espero que lo haga”.
    Por su parte, el Santo Padre regaló al Presidente un medallón en el que está representado un olivo como símbolo de la paz y la unidad. "Es un olivo, que es símbolo de la paz, con dos ramas. Aquí la división de la guerra, en el medio, y el olivo está tratando de reunirlos lentamente en paz", explicó el Papa. "Nosotros necesitamos la paz", le contestó Trump. "Este es uno de mis grandes deseos: que pueda ser un olivo para la paz", le dijo a su vez Francisco.
    Además, el Pontífice le regaló el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz y la encíclica Laudato Si’, sobre el cuidado de la creación, la "Evangelii Gaudium" y el documento post sinodal "Amoris Laetitia", “uno sobre la familia, otro sobre la evangelización y otro sobre el medio ambiente y el cuidado de la casa común”. “Los voy a leer”, le dijo Trump.
    En un comunicado, el Vaticano explicó que “durante las cordiales conversaciones, se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”.
    “Se ha manifestado el deseo de una colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes”.
    Además, “las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas”.
    El día en Roma para la comitiva estadounidense continuó después. Melania Trump, mujer del Presidente, acudió al hospital Bambino Gesù –especializado en niños- para visitar el departamento de cardiología y saludar a algunos enfermos. También visitó la capilla del hospital.
    Por su parte, Ivanka, la hija del Presidente, participó en un acto organizado por la Comunidad de San Egidio en el que habló de la trata de personas y saludó después a algunos refugiados.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.