Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 9 de marzo de 2017

    A partir del 22 de marzo, los peregrinos que lo deseen podrán visitar la tumba de Cristo en la Basílica del Santo Sepulcro, en Jerusalén.
    La tumba se encuentra en un pequeño templo conocido como Edículo construido en el interior de la Basílica del Santo Sepulcro, en Jerusalén. La restauración de esta construcción similar a una capilla, era inaplazable si se quería conservar el lugar más importante de la cristiandad.
    El lugar en el que fue depositado el cuerpo de Cristo después de la crucifixión esta en mal estado como consecuencia de una serie de movimientos sísmicos en 1927, y por la falta de las necesarias labores de mantenimiento durante décadas.
    En mayo de 2016 comenzaron las obras de restauración con gran interés mediático, pues por primera vez se iba a sacar a la luz la losa de piedra sobre la que reposó el cuerpo de Cristo antes de la resurrección.
    Diez meses más tarde, las obras han finalizado y los fieles podrán acudir nuevamente a rezar ante el Santo Sepulcro.
    Desde el año 1947, la situación del Edículo era grave. Sus serias deficiencias estructurales obligaron a las autoridades británicas, que en aquel momento controlaban Jerusalén y Palestina, a instalar unas vigas de acero para evitar su derrumbe. Ahora, finalizada la restauración, esas vigas han sido retiradas.
    La actuación de los restauradores ha permitido la consolidación del conjunto, incluyendo medidas para evitar posibles daños causados por movimientos sísmico y fuertes terremotos.
    Una vez finalizadas las complicadas obras de consolidación de la estructura, las labores de restauración se concentrarán en el interior de la tumba: falta por instalar el nuevo sistema de ventilación, cambiar el techo y limpiar todo el interior.
    El Edículo se construyó en el año 1801 después de que un incendio destruyera la estructura anterior. Las últimas obras de restauración realizadas en 1947 se vieron truncadas por la falta de acuerdo entre las tres comunidades cristianas que tienen la soberanía sobre la Basílica del Santo Sepulcro: ortodoxa, armenia y católica.
    El statu quo de la Basílica obliga a que cualquier obra o cambio deba contar con el acuerdo de estas tres comunidades cristianas, algo que no siempre es posible.
    En este sentido, se espera que la solemne reapertura de la Tumba de Cristo el 22 de marzo sea un importante evento ecuménico.
    Sin embargo, aunque las intervenciones más urgentes se han realizado con éxito, para que la restauración sea duradera serán necesarios nuevos trabajos que permitan eliminar la humedad del suelo sobre el que se levanta el Edículo.
    Para ello será necesario un nuevo consenso entre todas las comunidades cristianas de la Basílica.
    La Basílica del Santo Sepulcro es un templo construido por los Cruzados en Jerusalén en el siglo XII sobre las ruinas de una basílica anterior construida por el emperador Constantino y destruida por los musulmanes en el año 1009. En su interior se conserva tanto el Santo Sepulcro como el lugar de la Crucifixión.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.