Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 7 de marzo de 2017

    El tercer día de Ejercicios Espirituales del Papa Francisco en la Casa Divino Maestro en Ariccia con motivo de la Cuaresma se centró en la meditación “El pan y el cuerpo, el vino y la sangre”.
    El franciscano Giulio Michelini, encargado de impartirlos, reflexionó sobre la Última Cena de Jesús. “Estar en la misma mesa quiere decir experimentar la belleza de estar juntos, y recibir eso que ha sido preparado de otros como un acto de amor. El Resucitado mismo, según el evangelista Juan, había preparado el alimento para sus discípulos sobre el lago de Galilea”.
    “En la cena de Jesús emerge también este elemento: la entrega de parte de Judas. Pero Jesús, en la noche en que fue traicionado, según la antigua versión de la cena, no retira su don, y da todo lo que le quedaba por dar: su cuerpo y su sangre”.
    “El Verbo, el Hijo había ya ofrecido su divinidad (…) y ahora dona su humanidad, es decir, su carne, porque era en esta carne que esa divinidad fue tal. De este modo, Jesús dona todo de sí mismo”.
    El P. Michelini propuso 3 preguntas para meditar: la relación con el alimento, la unidad en torno a la cena, y el perdón de los pecados.
    “Me pregunto si somos verdaderamente conscientes de que Jesús, derramando su sangre, de verdad, con su propia vida, y no solo con palabras, ha dicho y dado el perdón de Dios”. 

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.