Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto domingo, 5 de marzo de 2017

    Hace algunos años un grupo de astronautas que se encontraba en el espacio exterior, en una misión sobre el entorno del planeta Tierra, tuvo la oportunidad de recibir la comunión a bordo de la nave que los transportaba.
    En abril de 1994, el astronauta Thomas D. Jones estaba a bordo de la nave Endeavour en una misión para estudiar los cambios en el torno de la Tierra. Con él viajaban otras cinco personas.
    Entre ellos estaban los otros dos astronautas que recibieron la comunión: el comandante Sidney “Sid” Gutiérrez y el piloto Kevin Chilton. Para ambos esta era su segundo viaje al espacio, mientras que para Jones era el primero.
    En su libro “Sky Walking: An Astronaut's Memoir (Caminando por el cielo: Memoria de un astronauta)”, Jones recuerda que “estaba consciente de que cada día en el espacio era un regalo especial, sabía que se me había concedido un privilegio único”.
    “Cada noche antes de dormir agradecí a Dios por esas maravillosas vistas de la Tierra y por el éxito de nuestra misión. Continuamente pedía por la seguridad de nuestra tripulación y para que tuviésemos un feliz encuentro con nuestras familias”.
    En el texto, Jones indica que Kevin Chilton era ministro extraordinario de la Eucaristía y que había consigo llevado al viaje unas hostias en un portaviático de oro.
    El domingo que estaban en el espacio, dos semanas después de Pascua, los tres se reunieron en la cabina de vuelo para comulgar. En ese momento “los tres agradecimos a Dios por las vistas de Su universo, por la buena compañía y por el éxito que habíamos tenido hasta ahora”, recuerda Jones.
    “Kevin compartió el Cuerpo de Cristo con Sid y conmigo, y flotamos en la cabina de vuelo reflexionando en silencio en ese momento de paz y de verdadera comunión con Cristo”, indicó.
    “Mientras meditábamos tranquilamente en la oscura cabina, una deslumbrante luz blanca irrumpió por el espacio y entró en la cabina. La luz radiante del sol que se avistó a través de las ventanas delanteras del Endeavour y nos dio calor ¿Que otra señal podíamos pedir sino esa? Fue la afirmación gentil de Dios de nuestra unión con Él”.
    Conmovido hasta las lágrimas, Jones se alejó de sus compañeros. Vio el amanecer a través de las ventanas y debajo el Océano Pacífico, cuya superficie azul resplandecía con la luz del sol.
    El astronauta narra que llamó a sus colegas para que apreciaran esa vista con él. “Con el agua viva abajo, bebimos en tonalidades incomparables con la paleta de cualquier artista humano”, recordó.
    “Tras ese momento, Kevin dijo: ‘Es del mismo color azul que el velo de la Virgen, Tom’. Él tenía razón. Había encontrado la forma perfecta para expresar lo que estábamos viendo a través de la ventana”, expresó.
    Pasados 10 años de este viaje al espacio, Jones expresó: “estamos designados a asombrarnos en el espacio. Si nuestra especie imperfecta ha encontrado tales destellos de deleite en nuestro primer encuentro tentativo con el cosmos, entonces verdaderamente hemos encontrado a un Dios muy cariñoso y generoso".
    Actualmente Jones, Chilton y Gutiérrez están retirados. Jones ha participado en cuatro misiones espaciales, Chilton en tres y Gutiérrez en dos. Todos han recibido distintos premios de reconocimiento otorgados por la NASA.
    Esta no fue la primera vez que alguien ha comulgado en el espacio. En el año 2013 el astronauta Mike Hopkins llevó al espacio seis hostias divididas en cuatro pedazos.
    Para hacer esto obtuvo el permiso de la diócesis de Galveston- Houston. Las consumió durante las 24 semanas que estuvo en el espacio.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.