Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 7 de febrero de 2017

    Salmo 56
    Misericordia, Dios mío, misericordia,
    que mi alma se refugia en ti;
    me refugio a la sombra de tus alas
    mientras pasa la calamidad.

    Invoco al Dios altísimo,
    al Dios que hace tanto por mí:
    desde el cielo me enviará la salvación,
    confundirá a los que ansían matarme,
    enviará su gracia y su lealtad.

    Estoy echado entre leones
    devoradores de hombres;
    sus dientes son lanzas y flechas,
    su lengua es una espada afilada.

    Elévate sobre el cielo, Dios mío,
    y llene la tierra tu gloria.

    Han tendido una red a mis pasos,
    para que sucumbiera;
    me han cavado delante una fosa,
    pero han caído en ella.

    Mi corazón está firme, Dios mío,
    mi corazón está firme.
    Voy a cantar y a tocar:
    despierta, gloria mía;
    despertad, cítara y arpa;
    despertaré a la aurora.

    Te daré gracias ante los pueblos, Señor;
    tocaré para ti ante las naciones:
    por tu bondad, que es más grande que los cielos;
    por tu fidelidad, que alcanza a las nubes.

    Elévate sobre el cielo, Dios mío,
    y llene la tierra tu gloria.

    Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
    como era en el principio, ahora y siempre,
    por los siglos de los siglos. Amén.



    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.