Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto domingo, 1 de enero de 2017

    Antes del rezo del primer Ángelus de 2017, en la Solemnidad de María Madre de Dios, el Papa Francisco destacó el importante papel de la Virgen en el plan salvífico del Señor.
    “Jesús nació de mujer para una misión de salvación, y su madre no está excluida de tal misión, de hecho, están íntimamente asociados”, indicó el Santo Padre, ante los 50.000 fieles que, según la Gendarmería Vaticana, se congregaron en la Plaza de San Pedro este domingo 1 de enero.
    “En los últimos días hemos fijado nuestra mirada adorante en el Hijo de Dios, nacido en Belén. Hoy, Solemnidad de Santa María Madre de Dios, dirigimos los ojos a la Madre, pero acogiendo a uno y a otro en estrecha unión”, indicó el Pontífice.
    “Este vínculo –continuó– no finaliza con el hecho de haber engendrado al Salvador. María es consciente de ello, por lo que no se cierra a considerar únicamente su relación materna con Jesús, sino que permanece abierta y se preocupa por todos los acontecimientos que suceden a su alrededor: conserva y medita, escudriña y profundiza, como recuerda el Evangelio de hoy”.
    María, resaltó el Pontífice, “dio su ‘sí’ y dio su disponibilidad a participar en la ejecución del plan de salvación de Dios. Silenciosa y atenta, trata de entender lo que Dios quiere de ella en su día a día”.
    Francisco se centró en el significado de la visita de los pastores a la Sagrada Familia, pues “ofrece la ocasión para acoger cualquier elemento de la voluntad de Dios que se manifiesta en la presencia de estas personas humildes y pobres. El evangelista Lucas narra la visita de los pastores a la cueva en una sucesión incesante de verbos que expresan movimiento: van sin demora, encuentran al Niño con María y José, lo ven, relatan lo que de Él se ha dicho y, finalmente, glorifican a Dios”.
    Asimismo, subrayó cómo “María sigue atentamente el paso de los pastores, porque ya se percibe en ella el movimiento de salvación que surgirá de la obra de Jesús, y se prepara, lista a atender cualquier solicitud por parte del Señor”.
    “Dios pide a María no sólo ser la madre de su Hijo unigénito, sino también cooperar con el Hijo y para el Hijo en el plan de salvación, con el objetivo de que en ella y por medio de ella, humilde sierva, se cumplan las grandes obras de la misericordia divina”.
    “De esta manera, mientras, como los pastores, contemplamos el icono del Niño en los brazos de su Madre, sentimos crecer en nuestro corazón un sentimiento de inmenso agradecimiento a Aquella que ha dado al mundo el Salvador”, concluyó el Papa Francisco.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.