Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 17 de enero de 2017

    En medio de la aguda crisis económica, política y social que se vive en Venezuela, en la ciudad de Barquisimeto, la cuarta más importante del país ubicada en el estado de Lara se realizó el 14 de enero la tradicional procesión de la Divina Pastora a la que asistieron más de 2.5 millones de personas.
    Los fieles se comenzaron a congregar desde la madrugada del 14 de enero y acompañaron la querida imagen mariana en los 7,5 kilómetros que duró el recorrido de la procesión con aplausos, cantos y oraciones.
    En la procesión, el Arzobispo de Barquisimeto, Mons. Antonio López Castillo, pidió “la intercesión de la Virgen Santísima para que en forma pacífica pueda lograr cambiar esta situación por un ambiente de prosperidad, de libertad y de paz” para Venezuela.
    El municipio de Barquisimeto puso a disposición de los asistentes tiendas para brindar asistencia médica e hidratación. El recorrido terminó en la Catedral local, donde se celebró la Misa. Allí también varias personas compartieron su testimonio de fe.
    El alcalde de la ciudad, Alfredo Ramos, dijo que esta procesión debía ser una muestra de la inmensa manifestación mariana del pueblo venezolano y que esperaban que brinde “reconciliación para superar las dificultades y saludamos  la iniciativa de convertir a Barquisimeto en la capital de la espiritualidad y del turismo”.
    Asimismo, en una conferencia de prensa, Mons. López Castillo, indicó que en la procesión de este año se buscó resaltar la “Ruta del Encuentro” con la que la Iglesia busca concientizar a los católicos sobre lo que significa vivir los sacramentos.
    La Divina Pastora es la Patrona del estado de Lara y es una de las devociones más multitudinarias de América Latina.
    La imagen de esta advocación mariana llegó a Venezuela en 1706 y fue colocada por error en el templo de Santa Rosa, una iglesia que no le correspondía. Cuando la quisieron mover no se pudo y decidieron dejarla allí.
    En 1812 un terremoto destruyó la iglesia, pero la imagen permaneció intacta.
    En 1855 el P. José Macario Yépez, párroco de la iglesia, pidió la intercesión de la Divina Pastora para que se detuviera la epidemia del cólera que diezmaba a la población.
    Además, sacó a la imagen en procesión y ofreció su vida a cambio del fin de la enfermedad. Murió días más tarde a causa de la epidemia.
    Desde entonces comenzó la tradición de sacar en procesión por las calles de Barquisimeto a la Divina Pastora.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.