Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 15 de septiembre de 2016

    Los Palombo son una familia católica del Camino Neocatecumenal que viven en Estados Unidos y que permanece unida por su fe en Cristo, a pesar de que su padre perdió la vida durante el atentado de las Torres Gemelas en 2001, y ocho años más tarde su madre partió debido a un cáncer. Esta es su historia.
    La cadena televisiva CNN presentó este edificante caso en el que se ve que Dios es muy importante en la vida de los Palombo, quienes aún viven juntos, mantienen viva la fe y sobrellevan con esperanza las duras pruebas gracias a los transmitido por sus padres.
    Han transcurrido 15 años del ataque terrorista en el World Trade Center de Nueva York. Aquel fatídico 11 de septiembre en el que Frank Palombo dio su vida para salvar otras, no solo como uno de los 343 valientes bomberos que murieron ese día, sino como un fervoroso católico que marcó la vida de toda su familia y su comunidad.
    En 2001, después del fallecimiento de Frank a los 46 años, fue su esposa, Jean Palombo, quien tuvo que hacerse cargo de sus 10 hijos en su hogar de Brooklyn: 8 hombres y 2 mujeres que en aquel tiempo tenían entre 11 meses y 15 años.
    El peor temor de Jean era que el Estado pusiera en duda su capacidad para criar a sus hijos, y por lo tanto, los separaran de ella. Sin embargo, esta madre mantuvo su fe en Dios, pensó en el amor que compartió con Frank durante 19 años y las lecciones aprendidas.
    "Dios provee", repetía siempre.
    A pesar de las dificultades, Jean y sus 10 hijos siguieron adelante. Si bien recibió ayuda de parientes, bomberos y miembros de la iglesia, la gente decía que fue la firme determinación de Jean lo que mantuvo a sus hijos por el buen camino.
    En 2009, 8 años después de la muerte de Frank, la familia recibió otro duro golpe: Jean fue diagnosticada con cáncer de colon, por lo que tuvo que recibir un tratamiento de quimioterapia y someterse a múltiples cirugías.
    "Miren lo que hemos pasado juntos. Van a estar bien. Sean agradecidos. A veces las cosas van mal. Amen la vida, y hagan lo mejor que puedan”, les dijo Jean a sus hijos el 8 de agosto de 2013, día en que dejó este mundo, a los 53 años.
    Jean murió en su casa rodeada de sus hijos y hermanos, quienes rezaron la oración del Credo durante sus últimos minutos.
    Una de sus hijas, Maggie, de 13 años, dijo que experimentó una profunda paz: “mi mamá está en el cielo, yo sé que ella tiene la alegría completa, ¿qué más puedo desear para ella?”
    Daniel, su hijo de 16, dijo sentirse muy afortunado de ser parte de esta familia, porque vio todo el bien en medio del sufrimiento y la partida de su madre, “en la forma en que ella ayudaba a otros a ver las cosas con fe”.
    Hoy en día los 10 hermanos viven en una casa de dos pisos en Ridgewood, Nueva Jersey.
    Patrick, de 21, explicó que Frank y Jean les “inculcaron la importancia de estar juntos, comer juntos, rezar juntos. Esas tres cosas en particular."
    Los domingos, todos se reúnen para realizar la oración de la mañana. Narran también que su padre solía orar en la mesa de comedor y darle gracias a Dios por haberlo bendecido con tantos niños.
    La fe de Frank y Jean
    Frank se enamoró de Jean cuando se preparaba en el seminario para ser sacerdote, pero descubrió que su vocación era el matrimonio. En 1979 se unió al cuerpo de bomberos de Nueva York y tres años más tarde se casó con Jean.
    Él era un católico devoto y ella no quería tener nada que ver con la Iglesia. Sin embargo, fue a través de un retiro que Dios tocó el corazón de esta joven mujer. "Abrió mi vida", dijo Jean en ese momento.
    "Descubrir que Dios la amaba le dio las fuerzas para seguir adelante, la hizo libre, le arrebató el miedo del sufrimiento", dijo su cuarta hija de nombre María.
    Frank era tan activo en la iglesia que solía llevar al extranjero a grupos de jóvenes misioneros. Si bien se dedicaba a entrar a los edificios en llamas para salvar vidas, dijo que era “aún más satisfactorio salvar el alma de una persona joven de las llamas eternas”.
    En una ocasión, en la estación de bomberos de la calle Dean, Frank leía laBiblia y la oraba mientras el resto de sus compañeros se preparaban para un examen. Uno de los compañeros le dijo a Frank que “nunca iba a ser promovido si seguía leyendo la Biblia", pero él respondió: “nunca vamos a llegar al cielo leyendo el libro para ser promovido a teniente”.  
    La muerte de Frank
    En septiembre de 2001, Frank tenía planeado retirarse para el inicio del siguiente año. Sin embargo, en la mañana del 11 de septiembre de aquel año ocurrió el ataque terrorista a la Torres Gemelas, donde perdió la vida.
    Frank estaba en algún lugar en la torre sur del One World Trade Center, cuando el edificio de 110 pisos se derrumbó cerca de las 9:59 a.m. Otras 6 personas de su estación de bomberos también murieron.
    En medio de la devastación su familia recibió muchos mensajes de cariño. Los jóvenes con los que Frank trabajaba en la iglesia llamaron para decir que su padre le cambió las vidas. Desconocidos escribieron cartas, les enviaron edredones cosidos a mano y sobres con dinero.
    Después de la tragedia, Jean se aseguró de esclarecerles a sus hijos, en todo momento, cualquier duda sobre el amor infinito y misericordioso que Dios tenía con ellos. Ella incluso perdonó a los terroristas. "El amor de Dios superó este mal", expresó.
    El nombre de Frank Palombo se encuentra en el panel 21S, frente a la nueva Torre de la Libertad. A 19 kilómetros, Jean Palombo descansa en el cementerio de San Pedro en Belleville, Nueva Jersey. La lápida lleva los nombres y las imágenes de ambos cónyuges.
    Su hija María encuentra consuelo sabiendo que su madre, quien temía que sus hijos sufrieran en este mundo, les dio un amor duradero y el conocimiento de que el sufrimiento los haría más fuertes.
    "Eso es algo que nuestros padres nos transmitieron. Cuando hay sufrimiento, hay también alegría al final”, concluyó la hija.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.