Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto lunes, 19 de septiembre de 2016

    El Papa Francisco señaló una serie de comportamientos que conllevan el riesgo de apagar la luz recibida por Dios: la envidia, el tramar contra el prójimo y apartar el bien, así como pelear continuamente con alguien.
    En la homilía que pronunció en la Misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta, el Santo Padre comentó el Evangelio del día y explicó que “cuidar la luz es cuidar algo que se nos ha entregado como don y si nosotros somos luminosos, somos luminosos en este sentido: de haber recibido el don de la luz en el día del Bautismo” .
    Francisco recordó que en los primeros siglos de la Iglesia y en algunas Iglesias orientales el Bautismo “se llama iluminación”. Al contrario, “la mafia es oscura”. “Si tu ocultas esta luz” te conviertes en “tibio” o sencillamente en un “cristiano solo de nombre”.
    La luz de la fe “es una luz verdadera, es esa que nos da Jesús en el Bautismo”, “no es una luz artificial, una luz maquillada”. “Es una luz leve, serena que no se apaga jamás”, añadió.
    Pero existen una serie de actitudes que pueden hacer desaparecer esta luz. “Nunca posponer la fe: el bien no tolera el frigorífico. El bien es hoy, y si tú no lo haces hoy, mañana ya no estará”.
    “No esconder el bien para mañana: este ‘ir y venir, te lo daré mañana’ cubre la luz; también es una injusticia”, dijo el Papa.
    “Otra manera para no cubrir la luz es no planear el mal contra tu prójimo mientras él permanece fiel a ti. Cuántas veces la gente tiene confianza en una persona o en otra y este trama el mal para destruirlo, para ensuciarlo, para hacerlo ser menos. Es el pequeño pedazo de mafia que todos tenemos a mano”. “¡Aquel que se aprovecha de la confianza del prójimo para planear el mal es un mafioso!”, exclamó.
    “Esto es mafia, aprovecharse de la confianza… y esto cubre la luz, te hace oscuro. ¡Toda mafia es oscura!”, volvió a repetir.  
    Francisco advirtió también contra la tentación de pelear o discutir siempre con alguien, con el que “no ha hecho nada malo”. “Siempre buscamos alguna cosita para pelear. Pero al final cansa, no se puede vivir así. Es mejor dejarlo pasar, perdonar”, “hacer como si no viésemos las cosas, no pelear continuamente”.
    “Otro consejo que da este Padre a sus hijos para no cubrir u ocultar la luz: ‘No envidies al hombre violento y no te irrites por todos sus éxitos, porque el Señor tiene en el horror al perverso, mientras que su amistad es para los justos’. Y muchas veces nosotros, algunos, tenemos celos, envidias por aquellos que tienen cosas, que tienen éxito, o que son violentos… pero repasemos un poco la historia de los violentos, de los poderosos… Bah, es muy sencillo: los mismos gusanos que nos comerán a nosotros les comerán a ellos, ¡los mismos!”.
    “Al final seremos todos iguales. Entonces, envidiar, el poder, tener celos, cubre la luz”, terminó. 

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.