Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto viernes, 23 de septiembre de 2016

    36 años después del asesinato en El Salvador de Monseñor Óscar Romero, figura clave en la lucha contra la represión en ese país, sus allegados piden justicia y denuncian que Washington dio cobijo a sus verdugos.

    El 24 de marzo de 1980 en San Salvador un pistolero asesinaba brutalmente a Monseñor César Arnulfo Romero y Galdámez, con estas duras palabras su hermano recuerda aquel incidente: *Cuando él estaba celebrando la misa, llego un francotirador y le pegó un balazo en el corazón, allí el calló y se bañó todo de sangre*

    Monseñor Romero crítico la corrupción y las violaciones a los derechos humanos que sufrían sus conciudadanos, estas denuncias le convirtieron en una amenaza para la clase dominante y las partes militares que oprimían al pueblo.
    El grupo llamado el escuadrón de la muertequerían acabar con su vida, por la fuerte denuncia que hizo y aquellas palabras que aún resuenan en el corazón y en la mente de muchos salvadoreños, llamando a los soldados: ¿Hermanos, porque matáis a los mismos?, a los de su mismo pueblo; matan a sus mismos hermanos campesinos.
    La Comisión de la Verdad para El Salvador puesta en marcha por la ONU, concluyó que el autor material del asesinato fue el sub sargento Marino Sa Mayor Acosta, sin embargo, mantiene que la orden la dio Roberto Dawison uno de los líderes del llamado escuadrón de la muerte en El Salvador.
    Algunos de los que presuntamente participaron en el asesinato de monseñor Romero acabaron siendo del mismo país, es el caso de Armando Garay quién conducía el coche donde iba el Francotirador que acabó instalándose en Estados Unidos. Muchos denuncian que no es el único que vivió con impunidad.
    Son muchos los testimonios en El Salvador que sospechan de la implicación directa de Estados Unidos en el asesinato de monseñor Romero: *El gobierno de Estados Unidos capacitó a los escuadrones de la muerte, el capacitó, podríamos decir, a los militares en la Escuela de las Américas; Roberto Dawison fue uno de ellos, fue cadete y educado en la Escuela de las Américas. En realidad, sí se investiga profundamente puede haber y hay algunos nexos, no solo indirectos, de muchos sectores de EEUU involucrados en el asesinato de monseñor Romero.
    Los salvadoreños como Cecilia que sufrieron la represión de las dictaduras militares opinan que Washington colaboró y cobijo a torturadores y asesinos.
    35 años han pasado desde la muerte de Monseñor Romero, y en El Salvador no olvidan su legado, pero tampoco que sus asesinos encontraron resguardo y protección en Estados Unidos.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.