Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto lunes, 18 de julio de 2016

    Entre los días 12 y 15 de Julio tuvo lugar un encuentro de la Fraternidad Sacerdotal Santo Domingo de España en Caleruega, cuna de Nuestro Padre Santo Domingo. Participaron 10 sacerdotes.

    La Fraternidad Sacerdotal Santo Domingo de España (presbíteros diocesanos integrados en la Familia Dominicana), es una realidad que va consolidándose, como un fruto del Espíritu Santo dentro del Jubileo Dominicano.
    Entre los días 12 y 15 de Julio tuvo lugar un encuentro de la Fraternidad Sacerdotal Santo Domingo de España en Caleruega, cuna de Nuestro Padre Santo Domingo. Participaron 10 sacerdotes. Los siete que ya formaban parte de la Fraternidad: Jorge diócesis de Canarias, Manuel diócesis de Madrid, Carmelo diócesis de Albacete, Jose María diócesis de Vigo-Tuy, Amadeo diócesis de Valencia, Esteban diócesis de Logroño-Calahorra-La Calzada y Juan José diócesis de Oviedo. Más tres que se incorporaron a la misma en el transcurso de estas jornadas: Iñaki diócesis de San Sebastián, Vicente diócesis de Valencia, Angel diócesis de Cartagena-Murcia. Estuvimos acompañados por el Promotor, fray Francisco Rodríguez Fasio.
    Tras el reencuentro y la acogida, se diseñó la estructura de las jornadas y los diferentes asuntos a tratar, siempre dentro de un ambiente familiar de convivencia cordial y plegaria. Este aspecto de familia se vio reforzado por la presencia en Caleruega de las Comunidades residentes de frailes y monjas, más la visita de otros miembros de la Familia Dominicana de distintas procedencias y entidades (un grupo de frailes y familias seglares de la Provincia de Toulouse, un grupo de seglares de Argentina, un grupo de hermanas de una congregación de dominicas de Estados Unidos) que visitaban el lugar con motivo del Jubileo.
    El hilo conductor de estas jornadas fue reflexionar sobre los modos de orar de Santo Domingo. Un descubrir cómo los 9 modos de orar, conservados en los códices antiguos, son una fuente de información, testimonial y vivencial, no sólo de la espiritualidad y personalidad de Nuestro Padre sino también de los aspectos más propios del talante y carisma dominicano. La centralidad de la relación con Jesucristo, vivenciada como proceso de cristificación de la persona que es presentado, acogiendo el lenguaje litúrgico, en clave celebrativa y eucarística: esa es la fuente de la Santa Predicación y, por tanto, de la vocación dominicana. Para nosotros, como sacerdotes diocesanos, una gran fuente de inspiración para la vivencia y desarrollo de nuestro ministerio específico en la Iglesia y como parte de la Familia Dominicana.
    Hubo momentos simpáticos, momentos de una gran profundidad y momentos muy emotivos. Señalamos algunos: La infructuosa búsqueda y captura de un buen café matutino por el pueblo o el paseo diario hasta la estatua de fr. Venancio Carro (cariñosamente rebautizada y objeto de alegre observación); las visitas guiadas por el Monasterio de las hermanas, teniendo como cicerone a fr. Jesús Martín (todo un lujo); la visita al Monasterio de la Vid, con todas las referencias a la familia Guzmán-Aza; sobremanera la visita magnífica y entrañable al Burgo de Osma, con tantas huellas que evidenciaban el paso de Santo Domingo por aquel lugar (también un miembro de la fraternidad dejó su impronta -no se sabe si indeleble- en la cátedra episcopal de Osma); un momento extraordinario e intenso fue la oración ante el Cristo del Milagro, talla románica del crucificado ante la que oró Santo Domingo en sus años de canónigo en esta catedral; fue especial la visita a la exposición que el dominico P. Salas ha organizado, en el mismo Burgo de Osma, en torno a la figura y significación de Santo Domingo, con la preciosa explicación que nos brindó el propio organizador y escultor; la Eucaristía matutina con las hermanas dominicas contemplativas y la oración vespertina con los hermanos de la comunidad de frailes; 
    los ratos de estudio y reflexión en torno a los modos de orar; el compartir nuestras situaciones o experiencias pastorales como párrocos y sacerdotes diocesanos… Un momento especialmente emotivo fue el ingreso de tres nuevos miembros de la fraternidad, acompañados por la comunidad de frailes, por la Secretaria del Secretariado de Familia Dominicana de España, presente en esos días en Caleruega, y por algunos otros miembros de la Familia Dominicana. El momento del abrazo de acogida expresó, de un modo visible, la conciencia de vocación y misión compartida.

    Fijamos las fechas y lugares de los siguientes encuentros, particularmente el día de la Profesión de los que en octubre cumplen ya el tiempo de noviciado, momento desde el que la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo queda constituida formalmente y empezará a funcionar como tal. Será el 13 de octubre en el convento de Ntra Sra de Atocha de Madrid.
    Llegó el momento del regreso a los diferentes lugares de procedencia para atender las comunidades locales que tenemos confiadas. El Promotor y nuestro hermano mayor, Jorge, se quedaron en Caleruega para asistir al encuentro anual de Familia Dominicana representando a la Fraternidad. Sentimos mucho no poder quedarnos ninguno más, pero las fechas coincidían con un fin de semana repleto de fiestas patronales en nuestras parroquias.
    Si hubiera que resumir en pocas palabras este encuentro, tal vez se podrían sintetizar así: fraterno, entrañable, tiempo de gracia, fecundo, pentecostal.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.