Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 7 de julio de 2016

    Este miércoles, el Papa Francisco no celebró la tradicional audiencia puesto que se retomará en agosto después de unas semanas de descanso; pero sí mantuvo un conmovedor encuentro con 200 pobres, discapacitados y enfermos en el Aula Pablo VI, a quienes les aseguró que son el tesoro de la Iglesia.
    “La Iglesia ha querido compartir vuestra condición, y se ha hecho, por amor, uno de ustedes, despreciado de los hombres, olvidado, uno que no cuenta nada”, les dijo.
    Los enfermos llegaron procedentes de Francia junto al Cardenal Philippe Barbarin, Arzobispo de Lyon. Pertenecen al Movimiento Cuarto Mundo, que tiene como principal objetivo ayudar a estar personas y fue inspirado por el sacerdote Joseph Wresinski, de quien el Pontífice habló en su discurso.
    Al comienzo, algunos de los asistentes contaron su testimonio y pidieron a Francisco que la Iglesia abra las puertas a los pobres.
    El Papa señaló que la presencia de todos ellos “es un hermoso testimonio de fraternidad evangélica” y aseguró que están “en el corazón de la Iglesia, porque Jesús, en su vida, ha dado siempre prioridad a personas que eran como ustedes, que vivían en situaciones límite”.
    “Cual sea que es vuestra condición, vuestra historia, el peso que lleváis es el de la capacidad de acoger. Él acoge a cada uno. En Él somos hermanos, y querría que ustedes sientan cómo son bienvenidos aquí, vuestra esperanza es importante para mí y también es importante que estén aquí, en su casa”.
    “La Iglesia, que ama y prefiere eso que Jesús ha amado y preferido, no puede estar tranquila hasta que no haya reunido a todos aquellos que experimentan el rechazo, la exclusión y que no cuentan nada”.
    Francisco también tuvo palabras hacia aquellos que ayudan a estas personas y las acompañan: “es la vida compartida con los pobres que nos transforma y nos convierte”.
    “No solo ustedes van al encuentro –continuó–, no solo caminan ustedes con ellos, esforzándose por comprender su sufrimiento, entrar en su desesperación”, sino que “suscitan en torno a ellos una comunidad, restituyendo en ellos una existencia, una identidad, una dignidad”.
    “Me viene a la mente qué es lo que pensaba la gente cuando vio a María, José y Jesús por las calles huyendo en Egipto. Ellos eran pobres, estaban afligidos por la persecución, pero allí estaba Dios”, expresó.
    Francisco los animó a “conservar el coraje y, en medio de la angustia, conservar la alegría de la esperanza”. “Estén seguros de que la prueba y el sufrimiento no durarán siempre, porque nosotros creemos en un Dios que repara todas las injusticias, que consuela todas las penas y que sabe recompensar a cuantos tienen confianza en Él”.
    “El tesoro de la Iglesia son los pobres, dice el diácono romano San Lorenzo”, afirmó el Papa de manera improvisada. Es “una misión que solo ustedes, desde su pobreza, serán capaces de llevar a término”.
    “Jesús algunas veces ha sido muy severo y ha regañado severamente a personas que no acogen el mensaje del Padre. Y así como Él ha dicho esa palabra ‘beatos los pobres, los enfermos, aquellos que lloran, aquellos que son odiados y perseguidos’ ha dicho otra, que dicha por Él da miedo. Ha dicho ‘Ay’. Y lo ha dicho a los ricos, a los sabios, a aquellos que ahora ríen, a aquellos que les gusta ser adorados, a los hipócritas”.
    “Os doy la misión de orar por ellos, para que el Señor les cambie el corazón. Os pido orar por los culpables de vuestra pobreza para que se conviertan”, añadió.
    “Recen por tantos ricos que visten de púrpura el rostro y hacen fiesta con grandes banquetes sin recordar que en su puerta hay muchos Lázaros deseosos de alimentarse de las sobras de su mesa. Oren también por los sacerdotes, por los levitas que viendo en su camino un medio muerto pasan mirando hacia otro lado porque no tienen compasión”.
    “A todas estas personas y también a otros que están unidas con vuestra pobreza y con tantos dolores, sonreíd desde el corazón, desead su bien y pedid al Señor que se conviertan. Os aseguro que si ustedes hacen esto habrá una gran alegría en la Iglesia, en vuestro corazón y también en la amada Francia”.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.