Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 10 de marzo de 2016

    El Papa Francisco aprobó las nuevas normas para la administración de los bienes que sirven para financiar los procesos de beatificación y canonización en la Iglesia Católica. Una fuente especializada en el tema explica que todo esto se hace para una mayor transparencia y precisa que los costos no son los que refiere la prensa.
    El Santo Padre aprobó las “Normas sobre la administración de los bienes de las Causas de beatificación y canonización” el pasado 4 de marzo en el Vaticano.
    Al respecto, un experto en el tema explicó a ACI Stampa –agencia en italiano del Grupo ACI– que “los costos de una causa son reservados, pero ciertamente no son los costos con los que suelen fabular los medios de prensa”.
    Hace unos meses, cuando se supo del robo de una gran cantidad de documentos reservados del Vaticano, un caso conocido como Vatileaks 2, algunos medios llegaron a afirmar que el costo del proceso de canonización ascendía a cientos de miles de dólares, algo que no es correcto.
    Con las nuevas normas aprobadas por Francisco, se introducen algunas novedades que no solo servirá para que los procesos sean más rápidos sino también más baratos.
    Con la norma anterior había una lista de pagos que debían hacerse durante el proceso: por el servicio de los médicos para ayudar a establecer un milagro, el de los teólogos que determinan la virtud del candidato, entre otros.
    Ahora, con las normas aprobadas por el Papa, se paga sumas definidas con un costo definido, evitando así el desembolso de dinero por cada una de las acciones por separado que hacen parte del proceso.
    Estas nuevas reglas, explica a ACI Stampa el doctor y especialista en el tema, Waldery Hilgeman, han sido pensadas “para responder a las exigencias actuales de tener una gestión económica y administrativa de las causas de los santos conformes a la normativa canónica, con balances anuales y una autoridad competente que tenga la tarea de vigilar estos balances”.
    El Dr. Hilgeman, postulador de diversas causas como la del Cardenal Van Thuan de Vietnam o Chiara Lubich, la fundadora del movimiento de los Focolares, explica asimismo que la aprobación de estas normas “no significa que antes no hubiera reglamentación sino que las normas precedentes eran de 1983 y se advertía por ello la exigencia de revisarlas, de adecuarlas a los nuevos tiempos y de hacer siempre más transparente la administración de las causas de beatificación y canonización”.
    Con estas normas, los promotores (actores), que son quienes solicitaron a la Iglesia la apertura de las causas, y los obispos competentes tendrán un mayor protagonismo en los procesos.
    Si un actor quiere usar el dinero de la causa para algo diferente, deberá ahora solicitar la autorización explícita de la Congregación para las Causas de los Santos.
    Además, todos los años se debe hacer un balance del proceso y este debe ser enviado a la Congregación. Si se detecta algún tipo de malversación de fondos, el dicasterio puede intervenir de manera disciplinar.
    Otra novedad es que antes el postulador siempre era el administrador de los bienes de la causa. Ahora puede nombrarse a alguien más para que realice esta tarea.
    Si los bienes para proseguir con la causa no son suficientes, se puede solicitar ayuda al llamado Fondo de Solidaridad “que es alimentado con ofrendas libres de los actores o de cualquier otra fuente”. Aquí la novedad es el cambio de nombre de esta iniciativa que antes se llamaba “Fondo de las causas pobres”.
    Una fuente de la Congregación para las Causas de los Santos señala asimismo que estas nuevas normas han estado en estudio desde marzo de 2015 cuando “se estableció una comisión” con miembros del dicasterio y postuladores.

    Las nuevas normas, entonces, no son una respuesta a “escándalos” reales o inventados sino parte de un largo proceso de reforma.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.