Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 16 de febrero de 2016

    Me llamo David, tengo treinta y dos años, soy el menor de tres hermanos y siempre vinculado la parroquia que me vio crecer y me acompaña, Sagrado Corazón de Jesús de Villalegre en Avilés, una ciudad del norte de Asturias.
    Compaginando mis estudios de informática, con la familia y los amigos con los que participaba de las actividades de Pastoral Juvenil, comienzo a tener momentos de encuentro personal con el Señor como la vivencia del Camino de Santiago, la JMJ de Madrid y tantas oraciones de jóvenes que cada mes se organizaban en mi ciudad.
    Poco a poco, el testimonio de vida y entrega de los sacerdotes que iba conociendo, supieron ser imagen de una Iglesia viva, entregada por la juventud y que en su acompañar libre lucha por dar forma a una sociedad donde no gane el “tener más”, sino el darse a los demás que es lo que hace crecer verdaderamente a las personas, es en este ambiente donde comienza a surgir la pregunta y las inquietudes sobre el futuro que el Señor supo poner en mi camino.
    Estas experiencias me llenaban más que mi trabajo y ni siquiera la seguridad de un puesto fijo ni el tener grandes compañeros me apartaban aquella pregunta de la cabeza…¿y mañana?, lo que durante años me rondaba y no lograba dar respuesta hasta que un buen día, en el verano de 2012, tomo la decisión de entrar a formar parte de esta Comunidad del Seminario donde llevo ya cuatro años. Siempre recordaré la respuesta de mi madre al contarle mi decisión: “si tú vas a ser feliz, yo lo seré contigo”.
    El día a día en el Seminario es como un camino donde uno se plantea nuevos objetivos y pasos para crecer y para ello necesita de la ayuda: de los compañeros que se convierten en hermanos y de los formadores que nos muestran ese otro punto de vista que a veces no somos capaces de ver. Vivir en comunidad ayuda a afrontar las caídas y dudas, a desprenderse de todo aquello que resulta un lastre mientras se sigue a la escucha de lo que el Señor te pide en cada momento de la vida cotidiana. Pero sobretodo notamos y necesitamos del apoyo que recibimos a través de la oración de tantas personas anónimas, comunidades, sacerdotes y religiosos que rezan por nosotros y nos acompañan en nuestro caminar.

    David Álvarez Rodríguez - Seminarista de Oviedo

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.