Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto jueves, 4 de febrero de 2016

    Para muchos el Estado Islámico representa violencia, una amenaza y genera incluso odio. Sin embargo un sacerdote francés hace una “atrevida” propuesta para poner fin a todo eso: “orar por la conversión de los yihadistas porque entre ellos ciertamente hay un futuro San Pablo”.
    El P. Jacques  Philippe es el primer sacerdote de la Comunidad de las Bienaventuranzas, una familia eclesial de vida consagrada de inspiración carmelita. Su llamado a rezar por los terroristas lo inició en una entrevista con William Fahey, el presidente de la Universidad de Santo Tomás Moro en New Hampshire, Estados Unidos.
    Sobre la situación de violencia en el mundo actual, el sacerdote comentó que “la fragilidad de nuestras sociedades es un llamado a encontrar nuestra seguridad, nuestra esperanza y nuestra paz en Dios”.
    “Hemos sido llamados a la conversión personal para vivir y predicar la vida de los Evangelios, que por sí sola tiene el poder de arrancar completamente la violencia del corazón del hombre”, expresó.
    El sacerdote añadió que  “no debemos olvidar que la violencia no solo existe en los otros sino que también reside en nosotros, aunque no tan visible, pero igual está ahí”.
    Para el P. Philippe, el hombre está llamado a “cosas más grandes que el universo. El hombre necesita experimentar cosas que abrirán nuevos horizontes más grandes que la realidad material. Cuando el hombre ha perdido el sentido de su vida, busca llenar ese vacío con sensaciones fuertes, drogas, sexo, deportes extremos, y a veces con la violencia”.
    Justamente, señala el sacerdote, ese vacío debe ser llenado con Cristo. Además recomienda adherirse a una comunidad cristiana porque esta “nos lleva a estar más más cerca de Dios, del hombre y de los sufrimientos de este”.
    La actitud de esa comunidad cristiana debe ser “un lugar donde todos sean bienvenidos y amados por lo que son, con sus fortalezas y debilidades”. Justamente según el P. Philippe, esa debe ser la actitud de los cristianos frente a los terroristas del Estado Islámico: estar cerca de Dios y así estar cerca de los sufrimientos del hombre.

    “El Espíritu Santo trabaja en los cristianos que, a través de haber vivido la experiencia del amor y la misericordia de Dios, responden al llamado de un encuentro personal con Cristo a través de la oración que nos lleva a un viaje de simplicidad, confianza y libertad”, comentó.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.