Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 16 de febrero de 2016

    Vasco de Quiroga fue uno de los principales evangelizadores de México. Los indígenas Purhépechas lo bautizaron como “Tata” que quiere decir “padre”. Fue el primer Obispo de la diócesis mexicana de Michoacán y actualmente está en proceso de canonización.
    El Santo Padre no solo habló del Obispo en su homilía sino que contó que está usando un báculo y un cáliz que pertenecieron al Obispo vasco, una cortesía del Arzobispo de Morelia, Cardenal Alberto Suárez Inda.
    ¿Cómo llegó este magistrado español a ser –como dijo el Santo Padre– “el español que se hizo indio”?
    Vasco de Quiroga nació en el pueblo de Madrigal de las Altas Torres en Ávila (España) en 1470 en una familia ilustre de orígenes gallegos. Estudió humanidades y leyes en la Universidad de Valladolid (España) y en 1528 ingresó como jurista a la Real Chancillería vallisoletana, como se llamaba entonces el gobierno local.
    En enero 1530 fue enviado por la reina Isabel de Castilla a México como oidor de la corte para representar al rey en esos territorios que recibían el nombre de Nueva España.
    Su misión también implicaba el cuidado de las poblaciones indígenas y que estas comunidades recibieran educación. A pesar de que otros Oidores pudieron no tener un comportamiento ejemplar Vasco Quiroga sí.
    Los indios que vivían en las cercanías de la capital mexicana estaban en una mala situación. Por ello construyó, en 1531, un hospital en Santa Fe para atender a enfermos y desamparados. Allí también les hablaba del Evangelio.
    Posteriormente fue enviado a Michoacán, para ver el trato que se daba a los tarascos. Allí también fundó otro hospital en Tzintzuntzan, junto al lago de Pátzcuaro.
    En 1535 Vasco de Quiroga tomó los hábitos como franciscano y a pesar de su reciente ingreso en la vida religiosa fray Juan de Zumárraga, entonces Arzobispo de México, avaló su nombramiento como primer Obispo de la diócesis de Michoacán.
    En el año 1538, con 68 años de edad, fue ordenado sacerdote y obispo.
    En su nueva misión Vasco de Quiroga fundó también el hospital de San Nicolás de Tolentino, así como una red de pueblos y comunidades autosuficientes que actualmente todavía se encuentran en las zonas mexicanas de Paracho, Quiroga, Tzintzuntzan, Santa Clara del Cobre y muchos otros en el estado de Michoacán.
    Su gran trabajo social hizo que los indios le tuvieran un gran aprecio y lo llamara Tata Vasco.
    En una visita del Obispo a España fundó el convento franciscano de San Bernardino en Valladolid. Escribió varios libros de doctrina y administración de los sacramentos para indios así como reglas y ordenanzas para la administración de los hospitales que fundó.
    Falleció en 1565 en Uruapán durante una visita pastoral. Murió con una gran fama de santidad a los 95 años.

    Actualmente está en proceso de canonización.

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.