Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • Postado Por : Reflexiones de un cura inquieto martes, 19 de enero de 2016

    UNA VIDA ENTREGADA-MM DOMINICAS DE TRUJILLO-CÁCERES  
     

    Extremadura es una tierra árida y seca desde su realidad geográfica, no así desde sus dimensiones religiosas, un ejemplo de que la “acequia de Dios va llena de agua”son los Monasterios contemplativos que pueblan este trozo de tierra.

    Aquí, alguien sigue dando a beber el “ agua de la sabiduría” que bebió aquel predicador de la Gracia llamado Domingo de Guzmán, un agua de contemplación, de intercesión.

    La presencia orante dominicana se asienta en estas tierras, dentro del área de la Provincia de Cáceres, un Monasterio ubicado en la capital de la Diócesis, Plasencia y otro en Trujillo.

    Síntesis histórica

    La presencia contemplativa dominicana, de una forma estructurada, surge del impacto que la reina Isabel la Católica le causaba la vida de unas mujeres que conformaban un Beaterio de Terciarias Dominicas que se reunían para orar en una antigua Ermita del siglo XIII dedicada a San Miguel.
    Poco después, la reina mandaba construir a sus expensas el Monasterio. Lo más destacado dentro del marco arquitectónico es su precioso claustro del siglo XVI. Este claustro, obra de Francisco Becerra, trujillano, es considerado como uno de los monumentos arquitectónicos más relevantes del renacimiento extremeño.

    Nuestra vida en cuatro dimensiones:
    Oración litúrgica y Oración personal
    El estudio
    La vida comunitaria


    Oración litúrgica.

    Nuestra jornada diaria se mueve dentro de un marco litúrgico que ocupa un amplio espacio del tiempo de nuestro vivir cotidiano.

    Nos ajustamos a unos horarios oracionales que comienzan en las primeras horas del día :6:30 de la mañana , con el canto solemne de Laudes.

    La jornada de una Comunidad de Dominicas contemplativas se entreteje y se nutre de la Oración de la Iglesia. Toda nuestra vida está impregnada de la Palabra de Dios: canto de los salmos, textos de la Sagrada Escritura proclamados y puestos a la reflexión a lo largo de toda una jornada, aquí tiene cabida el texto paulino: “En él vivimos, nos movemos y existimos”o dicho también: en la Palabra celebrada, proclamada y escuchada se basa gran parte del vivir contemplativo dominicano.

    A las 12:30 comienza la Eucaristía, centro de toda celebración litúrgica. Siguen después otras Horas de celebración litúrgica.

    A la caída de la tarde, antes que el sol decline en nuestras vidas, la campana coral nos convoca para la celebración de otra de las Horas Litúrgicas importantes: Vísperas. Es la Hora en que con toda la Iglesia y en conexión con los sentimientos de María damos gracias al Señor por la gratuidad de su Amor en favor de los hombres y es también el momento fuerte de nuestra intercesión.
    La intercesión es algo muy dominicano. Los latidos intercesores de Santo Domingo los prolongamos sus contemplativas, intercedemos porque encarnamos en nosotras la realidad sufriente de la humanidad. Por eso, a nuestra contemplación le añadimos este nombre: “Contemplación de encarnación”, es decir, una contemplación encarnada en la realidad de la historia. Si el salmista dice: “A toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje”, la dominica contemplativa exclama: “A toda la tierra alcanza mi intercesión, hasta los límites del orbe mi lenguaje intercesor”.

    A las 10 de la noche se cierra nuestra jornada oracional con el canto de Completas que en la Orden adquiere matices muy especiales con el canto de la “Salve dominicana”. Sus notas gregorianas te hacen rebasar el tiempo y el espacio, alguien ha definido el gregoriano como “un canto intemporal”. El canto de Completas es la oración que nos prepara para el descanso, para el sueño, por eso en esa hora nocturna rezamos así:
    “ Como un niño que no sabe dormirse
    sin cojerse a la mano de su madre,
    así mi corazón viene a ponerse
    sobre tus manos al caer la tarde”
    ( Himno litúrgico de Completas)


    Oración personal.
    Nuestra norma legislativa nos marca dos horas de oración personal, una en la mañana después del canto de Laudes y otra en la tarde, después del canto de Vísperas.
    Son los espacios fuertes de contacto con el Señor. Es ese tiempo sosegado en que todo se deja para estar con Él, porque la oración no es tanto pensarle como estar en su compañía; se piensa en alguien ausente y se está con quien está presente. Cristo es Alguien que nos presencia. En este espacio de la oración personal se da una corriente simultánea: Él nos oferta su
    Amor y a su vez la
    contemplativa ofrece ese Amor a los hombres hecho intercesión.

    El estudio.

    Para la Comunidad dominicana contemplativa el estudio es otra de las dimensiones que más desarrolla y que forma parte de nuestras prioridades. Dicen nuestras Constituciones: “Concédase a las hermanas tiempo suficiente para el estudio” . Nosotras dedicamos tres días a la semana por espacio de una hora cada día para el estudio personal . También tenemos el estudio comunitario. Cada mes se nos imparten cuatro clases de Teología y Exégesis, mas un Curso Intensivo cada año sobre otros temas y el estudio de formación permanente que nos ofrece la Federación.

    A las jóvenes que están en el proceso de su formación inicial se les presta aún mayor dedicación para toda una formación integral

    La vida común.

    La Regla de San Agustín, elegida por Santo Domingo para su Orden, dice hablando de las monjas textualmente: “Lo primero para lo que os reunís en casa, es para vivir unánimes”. Una vida común llega al logro de la realidad fraterna a través de una buena relación, una relación que se hace festiva en los espacios de recreación.

    Trabajo

    Nuestra actividad de trabajo, al que dedicamos unas horas como medio de subsistencia diaria, es para una Entidad Bancaria, se hace en un clima de silencio, pero en común.

    “Así somos y vivimos”

    Cantamos a Dios “desde donde sale el sol hasta su ocaso.”
    Hablamos con El desde el espacio de nuestra interioridad.
    Estudiamos como incansables buscadoras de la Verdad Sagrada.
    Nos alimentamos de la Palabra Reveladay de la corriente del pensamiento teológico.
    Trabajamos con nuestras propias manos .
    Vivimos el gozo de la fraternidad


    Contacto:
    Monasterio de san Miguel
    MM. Dominicas
    San Miguel, 18
    10200 Trujillo - CÁCERES
    Tlf: 927.32.02.04 - Fax:927.32.30.69

    0 comentarios

  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.