Querid@ herman@ no se como has "tropezado" con esta web de "reflexiones de un cura inquieto", pero me alegro.
Esta web es un espacio donde este presbítero diocesano quiere compartir vivencias, pensamientos, reflexiones, homilías y colaboraciones de todo tipo...

No hago teología "de libro" sino teología encarnada en la pastoral desde las claves de la ternura y misericordia como nos lo propone el bueno de nuestro Papa Francisco. Creo en el Dios de Jesús, en la iglesia como comunidad de hermanos y casa de acogida. Escogí como lema de ordenación aquello que dijo San Juan Bosco al final de su vida cuando elogiaban su obra; "Ella lo ha hecho todo".

Este proyecto surgió por el ánimo y el empuje de varias personas que me animaron a lanzarme al ciber-espacio. En ese momento a mi enfermedad renal tenía que dedicarle 3 veces por semana 4 horas por sesión a la hemodiálisis... Es por ello que en esas horas me daba mucho tiempo para rezar, escribir y reflexionar. Y les dije que adelante con la web. El 4 de agosto del 2016, recibí el anhelado trasplante de riñón; ahora dedico ese tiempo a este apostolado pero sin ataduras hospitalarias.

Llevo una parroquia en Irún (diócesis de San Sebastián), una capellanía de religiosas, y colaboro en otras, sirvo en la consiliaria del movimiento de Cursillos de Cristiandad y colaboro en la pastoral de Migrantes en mi zona. Mi pertenencia a la Orden de Predicadores por medio de la Fraternidad Sacerdotal de Santo Domingo, me hace estar siempre al servicio de la Palabra, por eso a menudo doy retiros y encuentros con religiosas y laicos.

Mis fuentes son la Sagrada Escritura, los sant@s y sobre todo el apostolado con pobres, enfermos, religios@s y todo lo que hago en nombre de Jesús de Nazaret... Aquí tienes un hermano para lo que necesitéis.

¡¡¡Bienvenido; esta es tu casa!!!
Iñaki Benito - Pbro.
A.M.D.G.

Te invito a que te unas y publicites nuestros canales de Facebook y YouTube, busca "reflexiones de un cura inquieto"
  • ORACIÓN DEL 26 DE MARZO: "Alabanza Eucarística" - Iñaki Benito Pbro.

    ORACIÓN:

    Bendito sea Dios.
    Bendito sea su Santo Nombre.
    Bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero hombre.
    Bendito sea el Nombre de Jesús.
    Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
    Bendita sea su Preciosísima Sangre.
    Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
    Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
    Bendita sea María Santísima la excelsa Madre de Dios
    Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
    Bendita sea su gloriosa Asunción.
    Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
    Bendita sea María Santísima Madre de la Iglesia.
    Bendito sea su castísimo esposo San José.
    Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

  • 26 de Marzo - Evangelio y Reflexión: "IV DOMINGO DE CUARESMA".

    Os invito a escuchar el Santo Evangelio y la reflexión para el Domingo.
    Lectura del santo evangelio según san Juan (9,1.6-9.13-17.34-38):
    En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»
    Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: «¿No es ése el que se sentaba a pedir?»
    Unos decían: «El mismo.»
    Otros decían: «No es él, pero se le parece.»
    Él respondía: «Soy yo.»
    Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
    Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.»
    Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.»
    Otros replicaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?»
    Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?»
    Él contestó: «Que es un profeta.»
    Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?»
    Y lo expulsaron. 
    Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?»
    Él contestó: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
    Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.»
    Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.
    Palabra del Señor
  • MONS. SANTIAGO AGRELO: "Sacramentos para ver".

    Participando en las celebraciones cuaresmales de la comunidad de fe, catecúmenos y fieles salimos al encuentro de Cristo resucitado, encuentro que se hace real en los sacramentos pascuales: en el bautismo que da el “ser otro Cristo”; en la confirmación que da el “actuar al modo de Cristo”; y en la eucaristía que nos lleva a la plenitud de la inserción en Cristo.
    Los sacramentos que celebramos son signo de la presencia de Cristo resucitado en medio de sus discípulos. Cuando hablamos de bautismo, confirmación o eucaristía, en realidad hablamos de Cristo y de nosotros, de lo que él es para nosotros, de lo que nosotros somos para él.
    Presta ahora atención a la palabra que se proclama en la asamblea litúrgica de este domingo.
     Mientras el lector recuerda la unción de David como rey, tú recuerdas que, incorporado a Cristo por el bautismo, en Cristo eres sacerdote, profeta y rey.
    Mientras con el Salmista elevas tu canto al Señor, que es tu rey y tu pastor, tú recuerdas que, en Cristo, Dios se te ha revelado pastor que da la vida por ti, buen pastor que te guía por el sendero justo, que te da seguridad aunque camines por cañadas oscuras.
    Y mientras el diácono proclama el evangelio de la curación del ciego de nacimiento, tú, Iglesia cuerpo de Cristo, hecha discípulo que escucha, reconocerás en Jesús a la Palabra que era la luz verdadera que alumbra a todo hombre, reconocerás en Jesús al que es la luz del mundo; y a ti misma te reconocerás en aquel ciego, y te verás ungida por Cristo con Espíritu Santo, lavada, purificada e iluminada en Siloé, es decir, en el Enviado, en la muerte y resurrección de tu Señor.
    Aquel a quien escuchando viste, comulgando lo recibes.
    Aquel en quien, escuchando, creíste, comulgando te haces una con él.
    Comulgas, y nada te falta con el pastor de tu vida.
    Comulgas, y ungida, te sumerges en Siloé, y la vida entera se te ilumina por dentro con la luz de Dios.
    Comulgas, y ves; entras en un mundo que sólo tú puedes ver: un mundo nuevo que resplandece con la luz de la vida.

    Feliz domingo, Iglesia iluminada por Cristo. 
  • ORACIÓN DEL 25 DE MARZO: "La Anunciación del Señor" - Iñaki Benito Pbro.

    ORACIÓN:

    Señor Jesús, hoy que celebramos la Solemnidad de tu Anunciación, concédeme un corazón profundamente recogido y silente, como el de la Virgen María. Quiero, como Ella, recibir tu Santo Espíritu. Quiero, como Ella, ponerme enteramente en tus manos. Concédeme, como a Ella, aprender a decir siempre «hágase» a tu Plan de amor.


  • 25 de Marzo - Evangelio y Reflexión

    Os invito a escuchar el Santo Evangelio y la reflexión para el Sábado.
    Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,26-38):
    A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.  El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» 
    Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. 
    El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» 
    Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» 
    El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» 
    María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» 
    Y la dejó el ángel.
    Palabra del Señor
  • NOTICIA: Beato Romero inspiró la Jornada de oración y ayuno por los Misioneros Mártires.

    La Jornada de oración y ayuno por los Misioneros Mártires, que se celebra cada 24 de marzo, tomó la fecha del asesinato del Arzobispo de San Salvador (El Salvador), Beato Óscar Arnulfo Romero.
    Según informó Radio Vaticana, el Movimiento de Jóvenes de las Obras Misionales Pontificias de Italia eligió esta fecha en memoria de la muerte de Mons. Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 en San Salvador, y beatificado el 23 de mayo de 2015.
    La Jornada se celebra en varios países, promovida por las diócesis, instituciones religiosas y misioneros.
    El P. Luca Pandolfi, sacerdote de la Diócesis de Roma y Director del Centro de Comunicaciones Sociales de la Pontificia Universidad Urbaniana, señaló que esta fecha “es un momento para detenerse y reflexionar sobre la situación de tantos hermanos y hermanas que dan testimonio con sus vidas de la llamada que recibieron del Señor Jesús y de su Evangelio”.
    Este año, la Jornada anima a tener un gesto de solidaridad, espiritual y material, para Siria, que ha sufrido años de guerra.
    También se preparó un texto para un Via Crucis inspirado en la encíclica Laudato Si’, del Papa Francisco, y en memoria de los mártires misioneros.
  • ORACIÓN DEL 24 DE MARZO: "Auméntanos la Fe" - Iñaki Benito Pbro.

    ORACIÓN:

    Al igual que los apóstoles, Señor, también nosotros te decimos; "Auméntanos la Fe".
    Pero te pedimos además purifica nuestra Fe.
    Nos llamamos creyentes, señor, aunque nuestra fe, suele ser una fe que cree verdades más que una Fe que cree en Ti, y confía en Ti por encima de todo.
    Recitamos el credo de memoria, pero muchas veces al final hemos olvidado decirte que sobre todo, confiamos en Ti.
    Auméntanos la Fe, Señor, porque si tuviéramos Fe, como un granito de mostaza el árbol mal arraigado de nuestra vida daría los frutos que Tú esperas, y, que nosotros necesitamos. Amén. 


  • 24 de Marzo - Evangelio y Reflexión

    Os invito a escuchar el Santo Evangelio y la reflexión para el Viernes.
    Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,28b-34):
    En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
    - «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
    Respondió Jesús:
    - «El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. " El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos».
    El escriba replicó:
    - «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».
    Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
    - «No estás lejos del reino de Dios.»
    Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.
    Palabra del Señor
  • NOTICIA: El Papa aprueba milagro que hará santos a pastorcitos de Fátima Francisco y Jacinta.

    Los pastorcitos de Fátima, Francisco y Jacinta Martos, serán declarados santos pronto luego que el Papa Francisco aprobase este jueves el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión de ambos hermanos, que junto a Sor Lucía fueron testigos de las apariciones de la Virgen en Portugal en 1917.
    El Vaticano informó que el Pontíifice recibió al Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, y aprobó la promulgación del decreto que reconoce “el milagro atribuido a la intercesión del Beato Francisco Marto, nacido el 11 de junio de 1908 y muerto el 4 de abril de 1919, y de la Beata Jacinta Marto, nacida el 11 de marzo de 1910 y muerta el 20 de febrero de 1920”. El milagro que permitirá la canonización de ambos pastorcitos es la curación de un niño brasileño.
    Los hermanos Francisco y Jacinta fueron beatificados en el año 2000 por el Papa San Juan Pablo II.
    Junto con su prima Lucía, fueron testigos de las apariciones de la Virgen María en Cova de Iría, en Fátima, entre mayo y octubre de 1917. Francisco tenía nueve años, Jacinta siete y Lucía diez.
    En total, la Virgen se les apareció 6 veces. En la tercera aparición, el 13 de julio, la Virgen les reveló el Secreto de Fátima. Según las crónicas, Lucía se puso pálida y gritó de miedo llamando a la Virgen por su nombre. Hubo un trueno, y la visión terminó.
    Durante el período de tiempo en que se produjeron las apariciones, los tres niños tuvieron que hacer frente a las incomprensiones de sus familias y vecinos, y a la persecución del gobierno portugués, profundamente anticlerical. Pero aceptaron esas dificultades con fe y valentía: “Si nos matan, no importa. Vamos al cielo”, decían.
    Tras las apariciones, los tres pastorcitos siguieron su vida normal, hasta la muerte de Francisco y Jacinta.
    Francisco mostró un espíritu de amor y reparación para con Dios ofendido, a pesar de su vida tan corta. Su gran preocupación era “consolar a Nuestro Señor”. Pasaba horas pensando en Dios, por lo que siempre fue considerado como un contemplativo.
    Su precoz vocación de eremita fue reconocida en el decreto de heroicidad de virtudes, según el cual después de las apariciones “se escondía detrás de los árboles para rezar solo; otras veces subía a los lugares más elevados y solitarios y ahí se entregaba a la oración tan intensamente que no oía las voces de los que lo llamaban”.
    La vida de Jacinta se caracterizó por el Espíritu de sacrificio, el amor al Corazón de María, al Santo Padre y a los pecadores. Llevada por la preocupación de la salvación de los pecadores y del desagravio al Corazón Inmaculado de María, de todo ofrecía un sacrificio a Dios.
  • ORACIÓN DEL 23 DE MARZO: "Acto de varias virtudes" - Iñaki Benito Pbro.

    ORACIONES:

    Acto de varias virtudes
    Fe. Creo en Vos, Dios mio, porque sois la suma Verdad. que no puede ni engañarme ni engañarse.

    Esperanza.
    Espero en vos Dios mío. Porque sois poderosos y misericordiosos y queréis salvarme y santificarme si yo quiero. Con vuestra gracia

    Caridad.
    Os amo, Dios mío. Porque sois bueno sobre todas las cosas y habeis sido muy bueno conmigo siempre, sin yo merecerlo.

    Adoración
    Os adoro Dios mío. Porque sois excelentísimo. Santo. Dios y Señor de todas las cosas

    Humildad.
    Me humillo ante Vos. Porque soy una pobre criatura que sin vos nada puedo. Porque no os he servido como debo y os he ofendido mucho

    Contrición
    Os pido perdón. Dios mio de mis pecados y me arrepiento de haberos ofendido por ser Vos tan bueno; estoy dispuesto a satisfacer por mis culpas y enmendarme de todas ellas.

    Acción de gracias.
    Os doy gracias por los muchos beneficios que me habéis hecho siempre sin yo merecerlos y especialmente el querer que yo hoy os reciba

    Ofrecimiento
    Os ofrezco todo cuanto soy y tengo. Para serviros siempre con ello en lo que queráis.


    Conformidad con la voluntad de Dios
    Me resigno en todo a vuestra divina voluntad y acepto con alegría lo que me queráis dar o permitir acerca de mí , fuera el pecado.

    Perdón
    Perdono por vuestro amor, a todos los que me han ofendido para que Vos, me perdonéis.
    Amén.

  • 23 de Marzo - Evangelio y Reflexión

    Os invito a escuchar el Santo Evangelio y la reflexión para el Jueves.
    Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,14-23):
    En aquel tiempo, estaba Jesús echando un demonio que era mudo. Sucedió que, apenas salió el demonio, empezó a hablar el mudo. La multitud se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron: - «Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios». Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. El, conociendo sus pensamientos, les dijo: - «Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y se cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra si mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros; pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.»
    Palabra del Señor
  • IÑAKI BENITO - Pbro. Traducido Por: Daniel Chipana M. - Designed by Daniel Chipana M.